Publicado el 9 Jul, 2019

Ecología emprende campaña de concientización en uso de bolsas de plástico entre comerciantes.

El Ayuntamiento de Soledad, a través de la dirección de Ecología busca crear conciencia entre la población sobre la utilización de bolsas de plástico y su daño al medio ambiente, por lo que emprendió una campaña en comercios y con la población en general para utilizar productos biodegradables.

La directora del área, Martha Zabala Tristán, destacó que la dependencia, busca hacer conciencia con la población en general mediante el acercamiento con comerciantes y usuarios sobre el uso de las bolsas de plástico que tardan demasiado tiempo en empezar a degradarse, ya que incluso algunos materiales plásticos pueden permanecer siglos casi intactos, dañando la flora y la fauna de forma directa.

“Sabemos que las tiendas de autoservicio ya han dejado de utilizar mucho la bolsa de plástico, inclusive tienen a la venta las bolsas que podemos reutilizar, nosotros nos acercamos a todos aquellos comerciantes, ferreterías, farmacias, ventas de abarrotes etc., con los que tenemos contacto directo para hacerles ver del daño que ocasiona el plástico y para que eviten dar bolsas de este material”, puntualizó la funcionaria.

Agregó que se está con la campaña de concientización entre la población en general e informó que el Ayuntamiento de Soledad ha adquirido aproximadamente 5 mil bolsas de material biodegradable y se reparten entre la ciudadanía, campaña que empezó en fechas de la Feria Nacional de la Enchilada con comerciantes.

“Las bolsas de plástico están compuestas de sustancias derivadas del petróleo, que pueden tardar en degradarse más de medio siglo y pueden contener residuos metálicos tóxicos, la mayoría se desecha sin control, contaminando tanto a las ciudades como a los ecosistemas naturales, como el caso del mar, donde genera un impacto que puede ser letal, es mucho peor de lo que puede parecer en un principio”, indicó Zabala Tristán.

Finalmente, subrayó que en la campaña, se invita a los comercios a restringir la venta y distribución de bolsas de plástico, contenedores de poliestireno y popotes, además de usar productos biodegradables o bien de materiales reutilizables.